top of page
  • Editor

Bastón de mando solo debe entregarse a las autoridades no a los partidos políticos: activista



En una nota publicada en el Universal Oaxaca el activista Imeón Santos García, dijo que al utilizar de manera política el bastón de mando en otros contextos que no sean los determinados por las comunidades, es una forma de desarticular un símbolo y lo naturaliza, para identificarse con agentes del estado, una nueva forma de control, el utilizar los signos indígenas.




De acuerdo con líderes de comunidades indígenas es un símbolo de respeto, confianza, servicio, gratitud, representa lo sagrado dependiendo de la cosmovisión que tenga la comunidad (forma de ver el mundo), y este se entrega a la persona que asumirá el cargo y fue electo por el pueblo.


El también expresidente de la comunidad indígena San Juan Quiahije, Santa Catarina, Juquila en la región de la costa de Oaxaca, recibió el bastón de mando al ser elegido presidente municipal por tres años en su comunidad, Santos expresa que tomar dicho bastón, es un símbolo “de respeto, es sagrado, representa la confianza que da la asamblea comunitaria y es estar al mando del pueblo”. Simeon incluso lo tiene en un lugar resguardado dónde nadie lo puede tocar y solo lo porta en eventos especiales que tiene el pueblo.


García está en desacuerdo que los partidos políticos utilicen los bastones de mando en sus actos políticos “es una bandera para poder ganar en sus partidos”.


Joaquín Galván, activista y defensor de los derechos humanos que pertenece a la comunidad de San Pedro y San Pablo Ayutla, Mixe señala respecto al uso del bastón de mando que tiene el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, “me resalta la forma que se utiliza un símbolo que define una forma de gobierno concreta y que actúa las periferias del Estado Mexicano y de repente se incruste a ciertos procesos electorales del Estado”.


Galván recuerda que formó parte de la comisión para recibir al ejecutivo en la comunidad de San Pedro y San Pablo Ayutla mixe en el 2019, una de las indicaciones que dio presidencia y el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), es que las autoridades deberían dar el bastón de mando al Presidente de la República, las autoridades del pueblo no estaban de acuerdo, ya que no es un representante comunitario.


No solo hay un problema de lógica, de apropiación y de folklorización, el Estado Mexicano hace uso del bastón en sus protocolos y en sus visitas a los pueblos indígenas nos están dando entender que desconocen de manera profunda a los pueblos indígenas, no son capaces de comprender que representa el bastón de mando, enfatiza Joaquín Galván.




El defensor recalca que son dos realidades diferentes, ya que en la comunidad se asume un cargo de forma comunitaria, gratuita por medio de la asamblea y el Estado Mexicano parte de una cuestión económica de poder y por medio de elecciones “operan dos realidades distintas en lógica y símbolos de poder del Estado Mexicano”. Los pueblos indígenas están integrados políticamente al Estado Mexicano, no por voluntad propia, es una cuestión histórica de imposiciones, violencia y de despojo, que conlleva.



Comments


RECIENTES

bottom of page