top of page
  • Editor

GIEI expone su sexto y último informe sobre el caso Ayotzinapa



Los 43 jóvenes de Ayotzinapa desaparecidos el 26 de septiembre 2014 fueron divididos en grupos llevados a diferentes lugares y no al basurero de Cocula, como se afirmó en la llamada “verdad histórica”, aseguró el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independiente (GIEI).



Al presentar su sexto y último informe, los investigadores Carlos Beristáin y Ángela Buitrago destacaron que en el ataque contra los estudiantes normalistas operaron instituciones de todos los niveles de Gobierno, que establecieron comunicación en tiempo real mientras se desarrollaba la agresión. Lo anterior lo supieron a partir del análisis de llamadas.


El GIEI reveló que de acuerdo a los registros telefónicos del C4, en la llamada “Noche de Iguala”, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) estaba enterada, tenía soldados en la zona y se comunicó con los integrantes de la Secretaría de Seguridad Pública, la policía municipal y grupos de narcotráfico.

Además, revelaron que se documentó la participación del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) y de la Policía Federal que tenían a personal en la zona y quienes fueron testigos de los hechos que derivaron en la desaparición de los jóvenes.

Entre las revelaciones que se dieron a conocer en el informe es que el lugar donde apareció el cuerpo sin rostro del normalista Julio César Mondragón, fue en Mexcaltepec, y no en Iguala como se había informado.

El GIEI reveló que la Secretaría de Marina también participó en los hechos de Iguala, pues acudió al siguiente día a la zona de Cocula y además torturó a personas y está inmiscuida en la muerte de dos personas durante la investigación del caso.


Comments


RECIENTES

bottom of page