top of page
  • Editor

La participación política de las mujeres es desigual, machista y violenta: Rita Bell López

Rita Bell López Vences, Consejera del Instituto Nacional Electoral (INE), sostuvo que la lucha de 70 años por el reconocimiento de la mujer como ciudadana aún no ha terminado, por lo que se deben seguir dando pasos concretos para que se tome conciencia de sus derechos políticos y electorales.

Durante su participación en la conferencia “A 70 Años del Reconocimiento del Derecho al Voto de las Mujeres en México: Conquistas que Narran una Realidad», celebrada en el Sala audiovisual del Congreso del Estado de Hidalgo, la Consejera externó la necesidad de que los hombres den un paso a lo privado para que las mujeres avancen en lo público, para ir compensando los tiempos y tener espacios igualitarios y dignos desde el respeto.


En ese sentido, reconoció que la participación política de las mujeres llegó tarde a México -17 de octubre de 1953-, pues ha estado limitada por una serie de estereotipos que, al día de hoy, siguen padeciendo por la falta de cambios culturales y sociales para compartir los espacios públicos y privados en condiciones equitativas.


Ante María Magdalena González Escalona, Consejera Presidenta del Instituto Estatal Electoral de Hidalgo (IEEH); Ma del Refugio García López, Vocal Ejecutiva del INE en la entidad; Rosa Amparo Martínez Lechuga, Magistrada Presidenta del Tribunal Electoral en el estado; Diana Rodríguez López, Titular de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales, relató la lucha por el reconocimiento de la mujer como ciudadana, desde 1824 hasta 1955.


López Vences, pidió reivindicar a Hermila Galindo, auténtica líder y a otras mujeres que lograron el reconocimiento de los derechos, la promoción y defensa de su voto.


El 17 de octubre de 1953 se publicó en la Constitución el derecho al voto que se materializó en 1955, cuando fue la primera vez que las mujeres acudieron a las urnas, lo que generó mucha expectativa y ofensas que publicaron los periódicos como “las viejas votan” y un contexto sobre “quién cuidará ahora a los niños” y muchos otros más que han sido las limitantes para el ejercicio libre del voto y el acceso a los cargos públicos, mencionó.


Bajo la moderación de la catedrática Leyla Chávez Arteaga, agregó que, a partir de la reforma política-electoral de 2014, se transitó de las cuotas de género a la paridad que aplicó el 50 por ciento de las candidaturas de los partidos políticos, imponiendo criterios como la competitividad y se impulsó la paridad en los congresos, la paridad horizontal y vertical.


En 2014, los cargos de acceso de la mujer al poder avanzan en la protección de sus derechos ante la aparición de la violencia política en razón de género, generado por las mujeres asesinadas en el cargo y la comisión de violencia simbólica, entre otros.


En 2017, se generó el Protocolo para la atención de la violencia política contra las mujeres en razón de género y en 2019 se aprobó la reforma constitucional de paridad en todo. En 2020 se logró la legislación para la prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia política, y en 2023 entró en vigor la reforma constitucional 3 de 3 contra la violencia.


Mencionó como pendientes la paridad y participación política sustantiva. Que las mujeres ejerzan verdaderamente el poder, ya que el contexto actual de participación política es desigual, machista y violenta; además de aplicar la paridad real y efectiva, especialmente en el ámbito municipal.


De la totalidad de las alcaldías en el país, informó, hoy sólo el 25.9 por ciento de las presidencias municipales son dirigidas por mujeres, cuyos cargos representan una situación de riesgo para su integridad.


Lamentó que a nivel municipal a las mujeres le cuesta trabajo ejercer su encargo y tomar decisiones propias, derivado del esquema de autoridad del hombre frente a la mujer que tiene como consecuencia su exclusión y la intervención en el manejo del gasto, incluso siendo víctimas de agresiones, concluyó.

Comments


RECIENTES

bottom of page