top of page
  • Editor

Reformas de AMLO agravarán aún más las finanzas públicas: centros de análisis

De aprobarse las reformas como fueron propuestas por el presidente Andrés Manuel López Obrador, empeorará todavía más la situación de las finanzas públicas del país, afirmaron este miércoles centros de investigación.



Las propuestas podrían representar incrementos importantes en las presiones de gasto para el gobierno federal, sobre todo las destinadas a crecer la pensión de las personas jubiladas, a incrementar el salario mínimo de maestros, policías y soldados, y a reestructurar las funciones de las Empresas Productivas del Estado, sostuvieron en un comunicado.


Todas esas iniciativas no incluyen mecanismos de financiamiento factibles, indicaron el Instituto Mexicano para la Competitividad, México Evalúa y México, ¿cómo vamos?


Además, las iniciativas de reforma no contemplan evaluaciones de impacto presupuestario, como lo marca la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, ni consideran un análisis integral de los rezagos y necesidades en términos del progreso social para la población.


Por ello, las organizaciones hicieron un llamado a los legisladores para que establezcan los cambios necesarios en las legislaciones pertinentes, con el fin de asegurar la sostenibilidad de las finanzas públicas y garantizar los derechos de la población.


“Asimismo, se les exhorta a considerar la delicada situación de las finanzas públicas al momento de discutir las propuestas de reformas constitucionales”, agregaron.


Los centros de análisis aseguraron que el desempeño de las finanzas públicas en 2023 y lo previsto en el Paquete Económico 2024 no aseguran la estabilidad fiscal en el futuro, ni garantizan los derechos de los ciudadanos en el presente.


Las ONG expusieron que aunque la recaudación tributaria ha llegado a máximos históricos, ha sido insuficiente para compensar la reducción de los ingresos petroleros, y como consecuencia se han aplicado recortes discrecionales a sectores fundamentales como la salud pública, la educación y la seguridad.


Argumentaron que en 2023 los ingresos del sector público llegaron a 7.04 billones de pesos (bdp), un aumento de 1% en términos reales frente a 2022, pero se quedaron 1.2% por debajo de la meta: el segundo mayor retraso del sexenio.


Agregaron que en los últimos 20 años, sólo en 2020, en el contexto del Covid-19, los ingresos totales se habían quedado por debajo del objetivo establecido.


“El sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador habrá tenido el desempeño más bajo de los últimos cuatro en cuanto a crecimiento de los recursos públicos”, señalaron.


Al quinto año de gobierno, se acumula un incremento real de los ingresos públicos totales de apenas 6.7% frente a 2018, En contraste, durante el sexenio de Peña Nieto los ingresos aumentaron 14.7%, durante el sexenio de Calderón, 20.3%, y en el de Fox, 45.7%.


Apuntaron que los ingresos petroleros sumaron 1.08 bdp en 2023, 31% menos que en 2022, lo que significó el segundo menor monto en los últimos 15 años, y que además no hay un plan para sustituir la caída de los ingresos petroleros.


Como reacción a la menor recaudación respecto de lo anticipado, el gobierno recortó el gasto programado. Al cierre de diciembre de 2023, el gasto neto del sector público llegó a 8.1 bdp, un incremento de 1.8% frente a 2022, o de 13% respecto de 2018, pero se quedó corto respecto a lo programado en 2.2%.


Uno de los sectores más perjudicados fue el gasto funcional en salud, el cual sumó 808 mil millones de pesos (mmdp) en 2023, una caída de 3.4% frente al ejercido en 2022.


La razón del retroceso es que los sistemas del sector público federal dejaron de gastar en su conjunto 6.9% de los 868.1 mmdp aprobados para el año.


Se trató del mayor recorte al gasto en salud registrado en los últimos 20 años tanto en porcentaje como en magnitud total.


Las organizaciones manifestaron que no se ha podido limitar el endeudamiento creciente, el cual podría volverse insostenible en el mediano plazo.


Añadieron que al cierre de 2023, los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP) sumaron 1.36 bdp o 4.3 % del PIB, lo que representó un crecimiento anual de 1.2% en términos reales. Pero frente al cierre del sexenio pasado, cuando el endeudamiento ascendió a 2.1% del PIB, se observa un aumento real de 104%.


“Es decir, el ritmo de endeudamiento ha duplicado su tasa, a pesar de que durante los primeros años de la pandemia el gobierno federal no ejerció recursos adicionales para promover la actividad económica”, señalaron.


Aseguraron que para 2024 el problema empeorará, pues el endeudamiento aprobado por 5.4% del PIB obligará a las siguientes generaciones a pagar esa deuda, lo que limitará la disponibilidad de recursos para garantizar derechos como la salud, la educación, la seguridad, los cuidados y el desarrollo de las infancias, entre otros.


Información: Forbes

Comments


RECIENTES

bottom of page